jueves, 25 de mayo de 2006

Breve historia de La Estación de la Sabana


La Estación del Ferrocarril de Cundinamarca, conocida como Estación de La Sabana fue la principal estación de la ciudad y el país durante muchos años con una ubicación estratégica enmarcada al sur con la Calle 13 y al norte con la Calle 19.
La ubicación de la estación en este punto se debe a la condición de la calle 13 como "Puerta de la ciudad", donde se aglutinaban varios servicios metropolitanos, como la Plaza de mercado, el Hospital San José, el Noviciado de San Facon, entre otros.
Por el costado Oriental se encuentran las Carreras 18, 17 y por el Occidental la Carrera 19, al igual que los terrenos del Noviciado de San Facon. El conjunto de edificios que conforman la estación de la Sabana, están construidos paralelos al eje norte-sur que conforman los rieles, abriéndose a la perspectiva de la carrilera hacia el norte y rematando por el costado sur sobre la carrera 13, con el edificio de la Estación de Pasajeros de manera perpendicular a los rieles.
La actual estación de la Sabana hace parte del conjunto de construcciones desarrolladas en el periodo de 1900 a 1925.
La obra se inicia en 1913 y se concluye en 1917 en el sitio donde hasta 1770 se encontraba la Hacienda y Casa de Campo de la familia Parody que con la construcción de la calle 13 o "Alameda Nueva" se convirtió en el sector de desarrollo del occidente de la ciudad al ser la vía que unía el centro con Puente Aranda, Fontibon y a su vez, con Honda y el Magdalena.
El proyecto fue realizado en Estados Unidos en 1907 con planos generales del arquitecto norteamericano William Lidstone el cual estaba adscrito al Ferrocarril de Girardot y por el arquitecto norteamericano J.A. Adler, quien organizó el equipo e instalaciones de los talleres del ferrocarril central y fue complementado por Mariano Sanz de Santamaría quien diseño los planos de los andenes centrales y parte de los costados laterales.
Se inauguró, con gran pompa y solemnidad, en ceremonia presidida por el primer mandatario José Vicente Concha, en julio de 1917
Esta edificación se concibió como cabeza o centro del sistema ferroviario de la Nación para lo cual se destino una gran zona a su alrededor con servicios complementarios.
En 1945 se vende una porción de terreno a los empleados de la Empresa quienes desarrollan su propio barrio de vivienda, conocido como "La Favorita".
Estas ventas se realizan como resultado de la crisis economía que empieza a vivir la Empresa de Ferrocarriles ante el auge del transporte automotriz.
La zona norte, destinada en un principio a talleres, corresponde hoy en día al barrio "Samper Mendoza".
El abandono del edificio y del sector crece ante el traslado del mercado mayorista que se venia realizando en el costado norte de la Plaza España al sector de Paloquemao.
La estación de la Sabana, posee en su composición formal un estilo Neoclásico, el cual caracteriza gran parte de la arquitectura Republicana en Colombia. Representa uno de los grandes ejemplos de la Arquitectura Republicana en nuestro país desarrollada principalmente a finales del siglo XIX y principios del Siglo XX.
El edificio es un bloque rectangular, simple tanto espacialmente como en el diseño de la fachada principal. Sobre su eje de simetría tiene el acceso, los vanos son verticales y remata en una balaustrada con el escudo. La construcción es básicamente de piedra.
Cuando se refiere al termino de Estación se esta refiriendo al sitio de llegada del tren, conformado, por la bodega, el taller, la sala de espera, la casa del ingeniero etc. Por lo cual se hace referencia a un lugar y no un edificio en si
Las bodegas son edificios simples, diseñados para el almacenamiento de mercancías, presentan una arquitectura clara y sencilla, que armoniza con las dimensiones del edificio principal. Se encuentran construidas sobre plataformas que, junto con la plataforma de embarque, determinan el perímetro de los corredores de llegada de los rieles.
Los Talleres, se encuentran muy alejados del edificio principal y fueron diseñados para el mantenimiento, reparación y puesta en marcha de las locomotoras.
Son edificios construidos en 1913 cuya estructura a la vista, es una combinación de muros en mampostería y columnas; vigas y cerchas construidas con base en rieles ensamblados.
En la estación de la Sabana se evidencia una solución de diseño normal y espacial que es fiel muestra de lo que fuera en la época, la Arquitectura Ferroviaria.
La Estación de la Sabana sigue ocupando actualmente un punto estratégico, en el sistema ferroviario y dentro de la trama urbana, siendo hoy en día el lugar con más clara vocación de terminal de transporte, convirtiéndose en un elemento absolutamente indispensable, dentro del planteamiento de proyectos de rehabilitación de dotación de la ciudad con el sistema integrado de transporte masivo.
El tren llevó a cuestas la modernización del país, al lomo de esta mula de hierro llegó la civilización y la modernidad a Colombia, sus ciudades fueron comunicadas y el intercambio floreció dejando un legado de construcciones cuyo sentido ha cambiado, pasando del orgullo al olvido y detrimento de su valoración y significado.
La estación fue declarada Monumento Nacional en 1984, en la actualidad la Superintendencia de Puertos y Transportes utiliza parte del segundo y tercer piso de la edificación, la cual presenta un estado de deterioro lamentable
La Estación de la Sabana, contribuyó a la configuración del progreso y renovación en la sociedad Bogotana de principios de siglo XX. Rescatar la memoria y formar el patrimonio es dar testimonio de lo sucedido en el apogeo del tren y evidenciar su desaparición no sólo del escenario natural sino de los imaginarios de las nuevas generaciones que ahora apelan al recuerdo nostálgico de aquellos que lo vivieron y sintieron, fieles testigos de aquel casi extinto símbolo del progreso de una época.
Este espacio fue fundamental en el desarrollo de la capital, y contribuyo a la consolidación de la identidad de los bogotanos.
En este momento está siendo víctima del abandono y desconocimiento de su evolución histórica; lo que representa una amenaza para la memoria de los habitantes de Bogotá.
La Estación Central del Ferrocarril de la sabana constituye un claro ejemplo en el que se reflejan diversas problemáticas, por las que atraviesan los centros históricos de las diferentes ciudades y el abandono al que ha sido sometido el sistema férreo en Colombia.

No hay comentarios.: