martes, 30 de mayo de 2006

Los nuevos retos de Uribe


El presidente Alvaro Uribe, logró una contundente victoria el domingo que le permitió convertirse en el primer mandatario reelegido en más de un siglo y que le coloca ahora frente a un segundo mandato con difíciles desafíos en materia social y de seguridad.
Los 7,3 millones de votos que obtuvo, son interpretados como un reconocimiento a su política de mano dura contra la guerrilla.
Un presidente reelegido con una sólida mayoría para su segundo período consecutivo y un partido de izquierda que por primera vez obtiene la segunda mayoría en las preferencias del electorado provocaran con toda seguridad un verdadero reordenamiento en el panorama político colombiano.
Alvaro Uribe, quien obtuvo la victoria con el 62,2% de las preferencias y el candidato izquierdista del Polo Democrático Alternativo (PDA), Carlos Gaviria, con un 22% de los votos, relegaron al tercer lugar al candidato del partido Liberal, Horacio Serpa, quien obtuvo sólo 11,8% en la votación de este domingo.
Es el preludio del fin de los partidos tradicionales, aunque la agonía es lenta, el uribismo probablemente se consolidará como el nuevo partido de centro derecha, porque tienen una mayoría parlamentaria suficiente, militantes y estará cuatro años mas en el poder.
Todavía es muy temprano para saber cómo quedarán las fuerzas políticas, pero definitivamente estamos frente a un cambio de panorama profundo.
La disputa va a ser por el centro porque Colombia, en el fondo, es un país de centro
Uno de los primeros retos en su segundo período será la consolidación de la cuestionada negociación de paz con los paramilitares, lo que permitió el desarme de más de 30.000 combatientes y evitar la reagrupación de esos grupos armados.
Pero existe el temor de que aparezcan nuevos grupos que ocupen esos espacios o que la guerrilla aproveche la situación para una expansión militar.
Uribe goza del respaldo de los mercados y de los inversores por sus políticas de apertura económica y está considerado como un aliado clave de Estados Unidos en América Latina.
Pero ahora no sólo deberá mantener su política de seguridad y avanzar hacia la búsqueda de la paz en el país, sino que se verá obligado a impulsar programas sociales para combatir la pobreza y el desempleo, problemas que han sido señalados como el principal déficit de su primer mandato
El mandatario anunció en su primer discurso que buscará crear más y mejores empleos y superar la pobreza con inversión extranjera y el libre comercio.
Pese a la abstención que rondó el 55 por ciento, la alta votación a favor del presidente demuestra que la gente tiene esperanza en su proyecto de crecimiento económico y en su política social.

No hay comentarios.: