lunes, 14 de agosto de 2006

Arquitectura Repúblicana en Bogotá


Bogotá, en su carácter de capital de la República, fue un centro de difusión de ideas en todos los campos de actividad cultural en Colombia. En la segunda mitad del siglo XIX se estableció la creencia en el refinamiento y en la elegancia de los bogotanos y en su cultura proverbial.
La casa republicana bogotana se asocia especialmente con el mundo particular del fin del siglo en el que la cultura "centenarista" produjo desde literatura hasta formas de hablar.
La casa republicana bogotana fue contemporánea de la pintura de Ricardo Acevedo Bernal o de Epifanio Garay, de la poesía de José Asunción Silva y de la narrativa sabanera de don Tomás Rueda Vargas.
Fue la suya una arquitectura encerrada en sí misma, en la cual la calidez visual de los espacios interiores compensó el frío de las calles capitalinas o de las noches sabaneras. La transformación efectiva de la vieja Santafé colonial se inició a mediados del siglo XIX y se acentuó bruscamente en los primeros años del siglo XX.
Dos influencias culturales distintas, la de Francia y la de Inglaterra, se disputaron los gustos y preferencias en la vida doméstica de los bogotanos. En el campo del gusto social no puede hablarse aquí de influencias demasiado profundas, puede más bien hablarse de "modas".
El afrancesamiento se reflejó en la preferencia por ciertos gestos arquitectónicos, la mansarda por ejemplo, y por los objetos y trajes femeninos traídos de París.
Inglaterra suministró imágenes culturales de comportamiento y de vestuario masculino. Con esos aportes, la casa republicana bogotana de clase alta fue, a su manera, un lugar lleno de detalles que evocaban, al menos a ojos de la época, las maneras refinadas y elegantes de unos mundos distantes.
Las casas republicanas construidas en el casco antiguo de la ciudad fueron variaciones de las tipologías coloniales de zaguán y patio. Ejemplos bastante tardíos introdujeron novedades tales como una entrada lateral amplia para permitir el ingreso de vehículos, la que a su vez se transformó en un aislamiento lateral. La "casa-quinta" fue una tipología nueva para la casa republicana bogotana.
En su origen, las quintas se construyeron como casas de recreo, especialmente en los alrededores del antiguo poblado de Chapinero. De tamaño relativamente modesto en un comienzo, las casas-quintas luego se convirtieron en palacetes lujosos o en las "villas" que poblaron el sector norte de la ciudad y del cual sobreviven algunos pocos ejemplos.
Con la adopción, después de 1930, de nuevos patrones urbanísticos con las casas rodeadas por jardines, la casa-quinta evolucionó en los nuevos tipos residenciales que se construyeron en los barrios bogotanos.
El neoclasicismo se afianzó en Bogotá, mucho más que en otras ciudades del país, como el estilo más apropiado para la ornamentación de la casa, y se combinó con las modas afrancesadas ya mencionadas. La ciudad entera se revistió con motivos neoclásicos, tanto en su exterior como en sus espacios interiores. Esta hegemonía estilística perduró hasta finales de los años 20 cuando una nueva influencia, la del "estilo inglés", se hizo sentir en la arquitectura residencial bogotana. Traída esta arquitectura a la ciudad por los arquitectos chilenos Julio Casanovas y Raúl Mannheim, se impuso en los nuevos barrios residenciales periféricos La Merced y Teusaquillo y luego se extendió por todo el norte de la ciudad. Su influencia se hizo sentir después en barrios de vivienda de clase media e incluso en algunos sectores populares.
La arquitectura "inglesa", con sus fuertes muros de ladrillo a la vista, con sus pequeñas ventanas y con sus cubiertas fuertemente inclinadas, se convirtió en el sustituto preferido de la arquitectura republicana que la precedió.
Las primeras construcciones modernas de cierta importancia se erigieron en Bogotá a mediados de la década de los años 30, las primeras casas modernas aparecieron hacia 1940 y se codearon durante algunos años con las casas inglesas. El republicano gradualmente fue quedando atrás, como un capítulo más en la historia de la arquitectura de la ciudad.

No hay comentarios.: