jueves, 10 de agosto de 2006

El problema del transporte en Bogotá

Si usted es un bogotano asalariado, que tiene que levantarse muy temprano para llegar a su destino, que no ha podido comprar carro y casi siempre tiene que subirse a buses llenos o al TransMilenio en horas pico; esta nota es para usted.
El TransMileno no resolvió el problema del transporte en Bogotá y se convirtió en otro elefante blanco.
A pesar de la implementación del Sistema de TransMilenio en la Capital de la República, el caos vehicular, parece no tener fin. Los trancones no cesan, aún existen barrios en donde no llegan alimentadores, ni existen otras rutas de transporte público cercanas. En ocasiones, los bogotanos tienen que caminar largos trayectos para conseguir transporte o esperar varios minutos.
En el caso concreto del TransMilenio las horas pico son un caos. Los buses repletos de gente en franca competencia para buscar un pequeño rincón, con tal de que lo lleve. En muchas de esas competencias se atascan sacos, bolsos y hasta brazos. Cuando ya han pasado las horas pico baja el ritmo de gente, pero también la frecuencia de los buses del sistema y ni se diga de los alimentadores, pasan hasta 15 minutos esperando a que pasen. Ni hablar de los conductores que al principio muy decentes, pero ahora pueden competir con los del transporte público tradicional.
Pero ojo, que no es lo mismo tomar transporte para una persona que vive en el Nuevo Chile de la Localidad de Bosa, a una que vive en la Ochenta o en Álamos. Aunque no lo crean existen zonas de Bogotá en donde aún no llegan los alimentadores, o para poder tomar uno deberán caminar trayectos de 15 o 20 minutos, como es el caso de algunos barrios aledaños a la Autopista Sur, motivo por el cual la gente prefiere tomar los tradicionales colectivos, busetas o buses. Mientras algunos optan por el tradicional o se ven obligados a tomar el TransMilenio, otros eligen usar la bicicleta.
Sin embargo, son muchos los bogotanos que usan el transporte tradicional, no obstante sus muchos problemas, entre los cuales están: la falta de respeto por el pasajero. Casi siempre los ciudadanos se ven obligados a correr tras los buses o colectivos, ya que no hay paraderos definidos. Generalmente los buses de transporte público tradicionales se llenan casi hasta el techo, pero el conductor en su afán de recoger más pasajeros, sólo atina a decir: “Corran pa´tras, que ahí hay más espacio”.
Las jaulas en que se han convertido las cabinas de los conductores, que inicialmente se hicieron para protegerse de los atracos en varios sectores de la ciudad, hoy se han convertido en una pared de aislamiento entre éste y los pasajeros. El conductor recibe el dinero del pasaje por un pequeño orificio existente en la cabina. Como no se escucha, sólo le hace señas al pasajero con las manos para cualquier pregunta. No se alcanza a sentar el pasajero, sean mujeres embarazadas, o con niños de brazos o ancianas, cuando arranca salvajemente con consecuencias graves en muchas ocasiones. Para fortuna del conductor no escucha las groserías que los pasajeros se ven obligados a decirle. Sucede lo mismo cuando el pasajero llega a su destino, tiene que bajarse como en maratón, so pena de irse con el conductor para su casa, o en peligro de perder la vida en las llantas traseras, como ocurrió a dos pequeños niños hace más de un mes en Suba. Uno escucha constantemente frases como: ¡Un momento que van con niños!, ¡Pare! o ¿me va a llevar a su casa?, y otras que no se pueden mencionar por respeto a los lectores, pero a las cuáles muy seguramente han tenido que recurrir alguna vez.
Ya existen varias propuestas desde el Concejo de Bogotá y el Congreso, para de alguna forma buscar alternativa al caos vehicular, que no parece tener fin y que pareciera tener otras aristas, que podrían traerán como consecuencia una ciudad insostenible en materia de transporte. Propuestas que van desde la chatarrización, ampliar el pico y placa, hasta la construcción del Metro.
Esta última debatida en el Concejo de Bogotá por el concejal del Polo Democrático Alternativo PDA, Carlos Romero, quien sostuvo que si no se reconsidera el trazado de la mencionada Fase III se estará castrando a futuro la posibilidad de construir el Metro. que: “El sistema vial de la Capital de la República podría colapsar a mediano plazo si se ejecuta, como se tiene previsto, la denominada Fase III de TransMilenio que cubrirá el trayecto comprendido entre las Carreras Décima, Séptima y la Calle 26”.
Para el Concejal la solución de movilidad de Bogotá depende de una estrategia integral de transporte en que se combinen con eficiencia varias modalidades y se optimice la calidad de las vías.
Insistió en la necesidad de no echar en saco roto la construcción a corto plazo del Metro en una primer línea subterránea que iría entre las calles 72 y 13 por la carera Séptima y conectaría con líneas de superficie como en Medellín, entre la Calle 72 y Engativá; y la Calle 13 y Kennedy. Estudios demuestran que en horas pico se transportana través de la carrera Séptima - entre la 170 norte y la 35 sur - alrededor de 80 mil personas y con la entrada de la Fase III, TransMilenio sólo alcanzaría a movilizar 15 mil pasajeros.
El temor es que si se ejecuta la III Fase de TransMilenio copará las carreras Décima y Séptima y la Calle 26, lo que impedirá la construcción del Metro y detendrá la posibilidad a Bogotá de tener una Sistema Integrado de Transporte.
Sara Elizabeth Cifuentes

No hay comentarios.: