jueves, 30 de noviembre de 2006

El Renacimiento de Bogotá


¿Sabía que Bogotá recibió el Premio León de Oro, el máximo galardón que se entrega en la Bienal de Arquitectura de Venecia, por sus transformaciones sociales, económicas y culturales, y por los proyectos urbanos y arquitectónicos de los últimos 15 años?
A partir del primero de diciembre, los bogotanos y turistas podrán visitar la exposición que representó a la Capital en la X Bienal de Arquitectura de Venecia y que la hizo merecedora del Premio León de Oro.
Todo el proceso de transformación de Bogotá en los últimos 15 años: Transmilenio, Bibliotecas, Ciclorutas, Parques, cultura ciudadana, programas sociales y culturales, que han convertido a la Capital en una mejor ciudad.
La Exposición Bogotá León de Oro estará abierta al público hasta abril de 2007 en el Museo de Bogotá ubicado en el Planetario.
Inauguración este jueves 30 de noviembre a las 7:00 p.m. Invitación especial para medios de comunicación.
La exposición se presentará en el Museo de Bogotá en su sede del Planetario y estará abierta hasta abril de 2007. Con este proyecto Bogotá participó en la X Bienal de Arquitectura de Venecia, donde obtuvo el Premio León de Oro , como mejor ciudad por sus transformaciones sociales, económicas y culturales, y por los proyectos urbanos y arquitectónicos que han contribuido a construir una mejor calidad de vida para sus habitantes, en los últimos 16 años.
La exposición que en Italia fué presentada bajo el título El Orgulloso Renacimiento de una ciudad y que en la capital se presentará bajo el título BOGOTÁ LEÓN DE ORO está conformada por 40 paneles, 10 videos y una presentación de multimedia, con tres ejes temáticos:
El primero se basa en la evolución de Bogotá durante las últimas dos décadas, en cuanto a espacio público, movilidad, edificios públicos, ambiente, zona centro. Se busca dar cuenta de los cambios físicos, estructurales que ha tenido la capital.
Las transformaciones en el comportamiento de los ciudadanos para la construcción colectiva de la ciudad constituyen una segunda parte de la muestra.
El tercer tema que se expuso es inclusión social. Se explicaron las acciones que ha tomado el Estado para involucrar a los sectores marginales a la ciudad.
La exposición estará abierta al público a partir del primero de diciembre. El costo de entrada es de $ 2.000.

El siguiente texto es el primer panel que introduce a los visitantes a la exposición Bogotá León de Oro y fue el mismo que se presento en la Bienal de Venecia.

El orgulloso renacimiento de una ciudad. Y Tú, ¿ qué sabes de Bogotá?

Bogotá ha experimentado en los últimos 15 años un notable renacimiento que ha transformado radicalmente la ciudad, antes conocida por sus altas tasas de criminalidad, embotellamientos de tránsito, privatización de los espacios públicos y una ausencia de cultura ciudadana. Una política integrada, que incluye varios megaproyectos, como la promoción de la cultura ciudadana y la inclusión social, todas lideradas por una serie de eficientes alcaldes que han producido una impresionante transformación de la ciudad.
La evolución urbanística de Bogotá, en los tiempos modernos, ha incluido múltiples iniciativas de planeación, particularmente durante la primera mitad del siglo XX.
Reformas de gran alcance -incluyendo la descentralización administrativa, fiscal y política- fueron introducidas al ser aprobada la Constitución de 1991.
Bogotá aprovechó ampliamente las oportunidades que presentaban estos cambios con una sucesión de alcaldes que introdujeron novedosas prácticas de administración, que iban más allá de la planeación tradicional, lo que dió como resultado una redefinición de la ciudad y sus ambiciones.
La mejora en la calidad de vida llevó al aumento de confianza pública en la administración de la capital. Los bogotanos ahora admiran y quieren a su ciudad, y tienen profundos deseos de compartir su progreso, y las lecciones que aprendieron con otras ciudades de la región y del mundo.

Museo de Bogotá - Centro Cultural Planetario, calle 26 No. 6-07 Del 1 de diciembre de 2006 a Abril de 2007. Boletería $ 2.000 Informes: 2 81 41 50 / 2 83 63 09

lunes, 27 de noviembre de 2006

Colombia al Parque


Una valiosa oportunidad para acercarse al sentir de las distintas culturas que construyen nuestra nacionalidad a través de la Música y la Danza folclórica de nuestro País, en el Festival Colombia al Parque.
22 compañías, de diferentes estilos dentro de la Danza Tradicional Colombiana y 30 agrupaciones musicales participarán en esta versión del Festival Colombia al Parque, que organiza el Instituto de Cultura y Turismo.
La programación va del 29 de noviembre al 3 de diciembre e incluirá presentaciones en el Teatro Municipal Jorge Eliécer Gaitán, Parque Los Periodistas, Parque Chapinero, Parque Lourdes, Parque Renacimiento y la Media Torta.
En dicho festival participarán exponentes de todos los ritmos y géneros de música tradicional colombiana como Laura Lambuley, Folclor Veleño, Juan Bandola, Tambora de Gilbert, Gaitas y Tambores de San Jacinto, Caricare, Diana y Fabián, Dúo Barrocófilo, Nueva Granada, Impromptus, Sinsonte, Numerao, Cayena, Los Hijos del Pacífico, Guafa, Alé Kumá, Buscajá, Darío Robayo, Bareke, Encuentros del Pacífico,Banda Ritmos de Sucre, Petrona Martínez, Dan front, Hijos del Viejo Miguel, Abdul Farfán y los Pioneros de las costas en Bogotá.
En Danza participarán 22 compañías, de diferentes estilos dentro de la Danza Tradicional Colombiana.
La
s compañías invitadas son: Ballet Andino, Herencia Viva, Ballet Cordillera, Escuela de Formación Folclórica Mohana, Encuentros del Pacífico, Danza Arte Colombia, Grupo de Danza ORFA, Corporación de Proyección Artística Andares, Ballet Folclórico Colombiano, Danfront, Ballet Folclórico de Jaime Orozco, Fundación Artes y Ciencias Escénicas, Los Hijos del Pacífico, Obelisco Danza, Compañía América Danza, Compañía de Danza Felipe Lozano, Compañía de Danza Orkéseos, Grupo de Danzas Palenque, Escuela de Desarrollo Artístico de Bogotá, Damagua, Danzas Tradicionales de Colombia y Asociación Cultural y Artística Proyección Folclórica.
Como actividad alterna al Festival se realizará el Mercado Cultural de Bogotá, que será una importante vitrina de circulación cultural y Feria de Oportunidades para todos los actores y agentes de las artes escénicas distritales y nacionales, constituyéndose en un espacio de intercambio y oportunidad para los diferentes artistas de la música y la danza de la ciudad.
Esta iniciativa corresponde al desarrollo del proyecto Plataformas Exportadoras, que desde 2004 viene impulsando el Instituto de Cultura y Turismo y que ha permitido crear nexos y relaciones con otros países y ciudades colombianas y hacer visibles los productos de danza y la música que produce nuestra ciudad.
Este Mercado Cultural Artístico es organizado por el Instituto de Cultura y Turismo y la Red de Promotores Culturales de Latinoamérica y el Caribe. Será un espacio en donde las agrupaciones ofrecerán sus producciones a diversos programadores nacionales y extranjeros, lo cual les permitirá penetrar nuevos mercados y posicionar sus productos artísticos.
Se contará con la presencia de programadores de Alemania, Brasil, El Salvador, Estados Unidos, Inglaterra, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Venezuela, Colombia, entre otros los cuales son representantes de ferias, circuitos y festivales de alto nivel, además de ser reconocidos en diversos ámbitos de las Artes Escénicas del mundo entero.
El Mercado estará abierto a los estilos de Danza Tradicional, Contemporánea y Urbana y música popular.

Programación General
Miércoles 29 de Noviembre. Hora: 8:00 p.m Teatro Municipal Jorge Eliécer Gaitán Cra 7 No 22-47. Boletería $ 2.000
· Laura Lambuley
· Fragmento Obra “Devenir”, dirección Julio César Galeano.
Beca de Creación en danza contemporánea – mediano formato
· Fragmento Obra “48.9 – Pasado meridiano”, dirección Marybel Acevedo.
Beca de Creación en danza contemporánea – mediano formato
· Curupira

Jueves 30 de Noviembre Hora: 1:30 p.m. a 6:00 p.m. Parque Los Periodistas Eje Ambiental. Entrada gratis.

1. Danz – Arte Colombia
2. Folclor Veleño
3. Compañía de Felipe Lozano
4. Escuela de Desarrollo Artístico de Bogotá
5. Juan Bandola
6. Ballet Andino
7. Tambora de Gilbert
8. Grupo de Danzas Palenke
9. Gaitas y Tambores de San Jacinto

Showcase Danza Contemporánea y Danza Urbana / 8:00 p.m. a 10:00 p.m.
1. Obra: “Prohibido pisar el césped”, dirección Natalia Orozco
2. Obra: “Boogiemen” , dirección Yesid Castro – Agrupación Over Flow
3. Obra: “Marieta”, dirección John Edwin Vargas – Compañía Korpe
4. Obra: “La Mesa”, dirección Vladimir Rodríguez – Compañía Cortocinesis.
5. Obra: “Ni contigo ni sin tí”, dirección Andrés Vargas – Compañía Anvar
Lugar: Teatro Delia Zapata Olivella / Hora: 8:00 p.m. a 10:00 p.m. Entrada libre.

Showcase Música
Lugar: Auditorio Germán Arciniegas Biblioteca Nacional / Hora: 7:00 p.m.
ENTRADA GRATIS.
1. Caricare
2. Diana y Fabián
3. Dúo Barrocófilo
4. Nueva Granada

Muestra Artística alterna. (Danza contemporánea)
Obra: “Devenir” - Beca de Creación en danza contemporánea, mediano formato. Dirección: Julio César Galeano. Lugar: Teatro Jorge Eliécer Gaitán / Hora: 8:00 p.m. Entrada gratis.

Viernes 1 de Diciembre. Hora: 1:30 p.m. a 6:00 p.m. Parque Chapinero Calle 60 Cra 18. Entrada gratis.

1. Obelisco Danza – Teatro
2. Impromptus
3. Asociación Cultural Proyección Folclórica
4. Sinsonte
5. Corporación Andares
6. Numerao
7. Escuela de Formacion Folclórica Mohana
8. Cayena
9. Los Hijos del Pacífico

Showcase Danza Contemporánea y Danza Urbana – Video y Muestra Artística Colombia al Parque / 8:00 p.m. a 10:00 p.m.
1. Compañía Damagua
2. Fundación Artes y Ciencias
3. Danzas Tradicionales Colombianas
4. 10 Muestras por vídeo (Cías. danza contemporánea y danza urbana).
Lugar: Café de Buenos Aires – Residencias Tequendama -Piso 30 / Hora: 8:00 p.m. a 10:00 p.m.
Entrada gratis.

Showcase Música
Lugar: Auditorio Germán Arciniegas Biblioteca Nacional / Hora: 7:00 p.m. Entrada gratis.

1. Cuarteto Gentil Montaña
2. Trío Nueva Colombia
3. Ensamble Tríptico
4. Palos y Cuerdas

Muestra Artística alterna (Danza)
1. Obra: “Devenir” - Beca de Creación en danza contemporánea, mediano formato. Dirección: Julio César Galeano. Lugar: Teatro Jorge Eliécer Gaitán / Hora: 8:00 p.m. ENTRADA GRATIS.
2. Obra: “Cultura Viva” - Beca de Creación en danza urbana, pequeño formato.
Dirección: Fredy Andrés Rodríguez. Lugar: Teatro Delia Zapata Olivella / Hora: 7:00 p.m.
Entrada gratis.

Sábado 2 de Diciembre. Hora: 1:00 p.m. a 8:00 p.m. Parque Renacimiento Calle 26 Cra 22. Entrada gratis.

1. Ballet de Jaime Orozco
2. Guafa
3. Ballet Cordillera
4. Alé Kumá
5. Buscajá
6. Ballet Folklórico Colombiano
7. Darío Robayo
8. Grupo de danzas ORFA
9. Bareke
10. Encuentros del Pacífico
11. Banda Ritmos de Sucre
12. Herencia viva
13. Petrona Martínez
Feria Popular con muestras artesanales y gastronómicas de las regiones de Colombia

Muestra Artística alterna (Danza)
1. Obra: “Devenir” - Beca de Creación en danza contemporánea, mediano formato. Dirección: Julio César Galeano. Lugar: Teatro Jorge Eliécer Gaitán / Hora: 8:00 p.m. Entrada gratis.
2. Obra: “Cultura Viva” - Beca de Creación en danza urbana, pequeño formato.
Dirección: Fredy Andrés Rodríguez. Lugar: Teatro Delia Zapata Olivella / Hora: 7:00 p.m.
Entrada gratis.

Domingo 3 de Diciembre. Hora: 1:00 p.m. A 5:00 p.m. Teatro al Aire Libre la Media Torta. Entrada gratis.
1. Compañía América Danza
2. Afrovall de Colombia
3. Dan front
4. Hijos del Viejo Miguel
5. Orkéseos
6. Abdul Farfán
7. Pioneros de las costas en Bogotá

Muestra Artística alterna (Danza)
1. Obra: “Cultura Viva” - Beca de Creación en danza urbana, pequeño formato.
Dirección: Fredy Andrés Rodríguez. Lugar: Teatro Delia Zapata Olivella / Hora: 3:00 p.m.

Muestra Artística alterna (Música)
Manuel Orozco y su Llano Libertador. Lugar: Biblioteca Virgilio Barco / Hora: 3:00 p.m.

Trío Nueva Granada
Lugar: Biblioteca El Tunal / Hora: 3:00 p.m.

sábado, 25 de noviembre de 2006

Bogotá - ¿Indiferente? -

Un blog escrito por Manuel Velandia ha generado amenazas telefónicas de muerte contra su actor, situación que motiva a reflexionar sobre la violencia sexual en Bogotá y las acciones del Estado.

Seis de cada 10 lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgeneristas han sido víctimas de agresiones verbales en las calles bogotanas y uno de cada cinco ha sido víctima de violencia física, justificadas en su sexualidad.
La Corporación Promover Ciudadanía, una ONG cuyos investigadores son profesionales de las ciencias sociales, humanas y artes de las universidades Nacional, Pedagógica y los Andes, realizó la encuesta denominada "Homofobia y convivencia ciudadana en Bogotá" aplicada a una muestra de 440 personas, miembros de la comunidad LGBT, durante la última marcha del orgullo gay llevada a cabo en esta ciudad el 2 de julio de 2006.
La violencia verbal ha llegado a tal extremo que escribir un blog como el que usted lee en este momento significó que a su autor, Manuel Velandia, le amenazaran de muerte, telefónicamente, la semana anterior, muy seguramente por nombrar en su escrito sobre la violencia sexual mediática, a los paramilitares.
Velandia fue víctima hace cuatro años, siendo candidato por las minorías sexuales del Partido Liberal Colombiano, de un atentado con granada en contra su vida.
La violencia física y verbal son entre otras manifestaciones propias de la homofobia. El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define a la homofobia como la aversión obsesiva hacia los homosexuales. Sin embargo, dicha animadversión tiene como víctimas a todo el sector LGBT y se fundamenta en la idea de que los hombres "deben ser", según el modelo judeocristiano, machos, masculinos, falocráticos y heterosexuales.
Por supuesto, los homosexuales y las lesbianas transgreden desde su "querer ser" y en su cotidiano "estar siendo" los modelos culturales tradicionales y las relaciones sociales preestablecidas al asumir como el/la sujeto de su deseo, erotismo, genitalidad y afectividad a alguien del mismo sexo; los y las bisexuales son considerados aun mas transgresores ya que se cree que "rompen con el esquema de la monogamia para introducirse en la poliginia (múltiples contactos genitales con diversas mujeres) y/o la poliandria (múltiples contactos genitales con diversos hombres), además de engañar tanto a unas como a otros".
Las travestis y otras personas que transitan de la masculinidad a la feminidad, más que quienes lo hacen de la feminidad a la masculinidad, son uno de los grupos mayormente vulnerados, estigmatizados, segregados y excluidos por todos los demás sectores en la sociedad. Dicha situación está directamente relacionada con los conflictos que se generan en relación con las manifestaciones de su identidad, es especial con su feminización en los comportamientos, vestido, accesorios y en especial con la vivencia de su cuerpo y genitalidad.
El desconocimiento sobre las sexualidades, los géneros y las orientaciones sexuales ha conducido a que se manifiestan actitudes fuertes de intolerancia, especialmente frente a sectores como los homosexuales, tal y como lo afirmó previamente la investigación desarrollada, sobre la cultura ciudadana en Bogotá, en dos oportunidades por la Alcaldía durante el gobierno de Mokus.
En dicho estudio se demostró, al indagar el grado de aceptación frente a diversos tipos de vecinos, que el 46% de las personas encuestadas admitieron tener dificultades para aceptar convivir en su vecindario con esta población.
Bogotá es un "paraíso" en el que sus habitantes segregan, separan y estigmatizan porque a los ciudadanos y ciudadanas se les dificulta aceptar al otro como un autentico otro, es decir como alguien único y por tanto distinto de sí mismos (as) en su construcciones teóricas, experiencias, vivencias y emociones.
El Plan de Desarrollo Económico, Social y de Obras Públicas para Bogotá D.C. 2004 - 2008, del Alcalde Lucho Garzón, en lo pertinente al tema de mujer y géneros evidencia la no exclusión por razón de géneros u orientación sexual como parte esencial de la política publica denominada "Bogotá sin Indiferencia".
Desde la anterior premisa la Mesa LGBT de Bogotá solicitó a la Alcaldía, y ésta lo aceptó, trabajar conjuntamente a favor de la no exclusión social como parte del interés de la ciudad en que los ciudadanos participen activamente en la planeación de la ciudad que quieren; para ello se construyó un escenario de concertación en temas tales como: derechos humanos, transformación de imaginarios (sistema educativo, formación de funcionarios, educación de docentes, trabajo cultural), sensibilización de las autoridades de policía (código de policía, problemas de cierre de establecimientos que ofertan servicios a esta población, maltrato a los ciudadanos LGBT por parte de algunos miembros de ésta entidad), salud con énfasis en sida y enfermedades de transmisión sexual, cultura, investigación de aspectos culturales y sociales que movilizan la indiferencia y la homofobia.
Hasta el momento, a pesar del lanzamiento con bombos y platillos de la idea sobre la política por parte de la Alcaldía el pasado 28 de junio, el Consejo de Bogotá no ha ratificado el "Proyecto de acuerdo por medio del cual se establecen lineamientos de política pública en relación con personas lesbianas, gay, bisexuales y transgeneristas —LGBT— en Bogotá y se dictan otras disposiciones", radicado para las sesiones de noviembre de este año, bajo el número 480. Sin embargo, no dudo que el Alcalde seguirá apoyando esta iniciativa.
La concertación para co-construir ciudadanía se fundamenta además de la violencia ya expresada, en que los/las LGBT tienen constitucionalmente los mismos derechos que los heterosexuales.
Si las preferencia sexual y/o de género son asumidas libremente por la persona, como lo sostienen algunos enfoques, entonces esa escogencia se encuentra protegida como un elemento esencial de su autonomía, su intimidad y en particular de su derecho al libre desarrollo de la personalidad, (Constitución Política de Colombia Art.16). Si por el contrario, se encuentran biológicamente determinadas, como lo sostienen algunas investigaciones, entonces la marginación de estos sectores sociales es discriminatoria y violatoria de la igualdad, pues equivale a una segregación por razón del sexo (C. P., art.13).
Por cualquiera de las dos vías que se analice, el resultado constitucional es idéntico, por cuanto implica que todo trato diferente fundado en la orientación sexual o en el género de una persona se presume inconstitucional, más aún cuando se hace referencia a Derechos Fundamentales.
De lo anterior se desprende que el articulo 42 de la Constitución viola el Principio de Igualdad, ya que si en el artículo 13 de la misma fundamenta la no discriminación a ninguna minoría en Colombia, desde él se puede concluir que todas las personas somos iguales ante la Ley y las autoridades, y que nadie puede ser objeto de discriminación en razón su orientación sexual así ésta no sea la heterosexualidad, socialmente considerada como "el deber ser".
Con base en el principio de Igualdad, no puede haber ningún título jurídico que permita discriminar a un homosexual, una lesbiana, un o una trangénero, o un o una bisexual por el tipo de pareja que constituye o por el género en que se desea experienciar.
Las violencias ejercidas contra los LGBT no solo afectan a éstos y éstas como víctimas sino también a los/las victimarios/as, buscando dar respuesta a esta situación, en la zona de Chapinero, en Bogotá, se abrirá próximamente el "Centro comunitario LGBT" financiado por la Alcaldía Local de Chapinero. Cabe preguntarse, qué hará la ciudad con relación a los varios millones de posibles victimarios que habitan la ciudad.
¿Será que es necesario que se produzcan muchas más amenazas, atentados, asesinatos y otras formas de violencia contra la vida de los homosexuales, lesbianas, transgeneristas y bisexuales como para que la ciudad haga efectiva la prometida campaña contra la no discriminación y la convivencia democrática?

Esclavos y Trabajadores de antaño

En la relación de mando del virrey Mendinueta, de 1803, se encuentra un dato importante para la apreciación de la situación social de Bogotá y la Sabana a principios del siglo XIX: “Son generales las quejas contra la ociosidad, todos se lamentan de la falta de aplicación al trabajo; pero no he oído ofrecer un aumento de salarío y tengo entendido que se paga en la actualidad el mismo que ahora 50 o más años no obstante que ha subido el valor de todo lo necesario para la vida de ahí que, el infeliz que no quiso sujetarse a vender su industria, sus fuerzas y su inteligencia por menosprecio, viene a ser la víctima, se entrega al ocio, y para en la mendiguez”.
Los bajos salarios también afectaban al gremio de los artesanos de la capital, pues, según Mendinueta, “los maestros se lamentan de la falta de aprendices, y éstos no encuentran utilidad en serlo”.
Buscando solucionar las dificultades con la mano de obra, el gobierno municipal republicano entregó a los maestros artesanos un poder discrecional sobre sus trabajadores como forma represiva de compelerlos al trabajo.
Al respecto, en octubre de 1829 se publicó un bando que prevenía que ningún artesano pudiera abrir taller sin previamente haber acreditado la aptitud necesaria por medio de un examen a juicio y aprobación de los maestros mayores del oficio, conminando a los infractores con cerrarles su taller “y sujetarlos a trabajar por un jornal, bajo la dependencia de otro maestro o propietario “.
El bando ordenaba también que los jefes de taller y propietarios en general hicieran constar por escrito las condiciones que acordaran con sus oficiales y aprendices, y que cuando éstos dejaran el empleo les dieran un certificado en que constara el motivo por el cual salían del taller y si habían cumplido con exactitud sus compromisos y no dejaban trabajo por realizar. Sin tal certificación ningún oficial o aprendiz podría ser admitido a trabajar en otra parte. “De este modo se logra que, proporcionándosele a los maestros los recursos necesarios, puedan llenar sus deberes, lo que antes se les dificultaba mucho, a causa de no tener, o faltarles, cuando menos pensaban, los aprendices u oficiales del taller ”
La situación continuó por lo que vinieron nuevas medidas coercitivas. En octubre de 1842 la Cámara Provincial de Bogotá promulgó un reglamento laboral ciertamente draconiano en que se estipulaba que los convenios hechos entre amos y criados para el servicio doméstico se extendieran por escrito “a fin de que puedan unos y otros ser obligados a su cumplimiento por la autoridad”.
Más adelante seguía este reglamento con una disposición insólita: “Las nodrizas o amas de leche que se contrataren para criar hijos ajenos y comenzaren este encargo no podrán abandonarlo ni separarse antes que termine el término estipulado y serán compelidas por la policía en caso de resistencia”. Indicaba luego que las personas mayores de 18 años que se hubieran comprometido a trabajar para otra no podrían dejar su empleo antes de haber cumplido el tiempo de su compromiso.
Las autoridades de la ciudad publicaron en el Constitucional de Cundinamarca del 7 de julio de 1844 un aviso en el que advertían que, con el fin de mejorar el servicio doméstico, invitaban a los amos a celebrar sus contratas con las criadas ante el jefe de policía para que, en caso de fuga, pudieran ser capturadas y devueltas a sus lugares de trabajo. Imposible imaginar una forma más perfecta de esclavitud sin el nombre de tal.
A la falta de estímulo para el trabajo, que hacía difícil conseguir y retener fuerza laboral libre en Bogotá, se debe también el que los dueños de esclavos en la ciudad fueran tan reacios a dar la libertad a sus negros y mulatos, y que en general los avaluaran a un precio excesivo $200 un esclavo de 18 años, $250 una esclava de 24 años y $300 otra de 40 años, en momentos en que una mula valía entre $35 y $45, un buey entre $25 y $30 y una vaca entre $12 y $14.
Por ello mismo decía el Gobernador Acevedo en una Memoria que presentó a la Cámara Provincial en 1845: “La manumisión es el ramo más generalmente descuidado porque este negocio no es visto con el humano interés que debiera inspirar la triste situación de los siervos. Se nota una fuerte repugnancia en algunos dueños de esclavos ya para entregar a sus padres los menores, previa la indemnización de alimentos (art. 3, Ley de 21 de julio de 1821), ya para presentar los libertos de 18 años para que los alcaldes les expidan su carta de libertad (art. lo., Ley de 29 de Mayo de 1842). Por ello es precisa un vigilancia extrema y una saludable energía para que no triunfe el interés sobre la humanidad”.
Entre 1821 y 1845 sólo se manumitieron en el Cantón de Bogotá 313 esclavos, según la Gaceta Oficial y sólo se otorgaron 159 cartas voluntarias de libertad, 51 de las cuales por reclutamiento militar y en pago de impuestos de manumisión correspondientes a testamentarias.
Debido a una cruel paradoja ocurría muchas veces que los negros jóvenes que obtenían su libertad salían a disfrutar de ella y, por supuesto, a tratar de conseguir trabajo. Al no poder hacerlo por las condiciones que ya hemos puntualizado, eran capturados por la policía y obligados a trabajar en casa de alguna familia con el ya descrito sistema de “concierto”.
Las casas a las cuales eran destinados solían ser, en general, las de sus amos originales. En otras palabras, lo que el lenguaje popular denomina acertadamente “la vuelta del bobo”.

viernes, 24 de noviembre de 2006

La verdad sobre el paramilitarismo

LA COLUMNA DE OPINET
Cuál es la tan temida 'verdad' que no aguantaría el país?
Durante décadas, miles de colombianos, a lo largo y ancho del país, fueron presa fácil de las guerrillas. La guerrilla boleteaba, extorsionaba, secuestraba y asesinaba a sus anchas. El Estado hacía mutis por el foro. Pero hasta la misma guerrilla debió suponer que la mansedumbre de sus víctimas no sería eterna, que éstas se cansarían de sus verdugos como los mismos ‘revolucionarios’ se cansaron de la oligarquía o de lo que sea que haya sido.
En los cincuentas y sesentas hubo autodefensas campesinas de la más raizal de las estirpes y, en principio, hasta las guerrillas liberales de las primeras épocas —incluida la de Tirofijo— podrían denominarse así. Pero inoculado el marxismo y todas sus arandelas en el marco de la guerra fría y con el gran apoyo de Cuba, sufrieron una transformación que las llevaron de defenderse a agredir, a combatir dirían ellos, y hacia los años ochenta su odio visceral y su violencia irracional procrearon a su hijo bastardo, que es el paramilitarismo, y tal engendro germinó con la semilla del peor de los padres que pudo tener, el narcotráfico, pues las víctimas que más solícitamente se hartaron de la subversión fueron ni más ni menos que Pablo Escobar y el clan Ochoa, quienes conformaron en 1980 el MAS —Muerte A Secuestradores— para liberar del cautiverio a Marta Nieves Ochoa, secuestrada por el M-19.
Lo que siguió fue más sutil: el Estado no hizo nada ni contra la guerrilla ni contra los paramilitares. Eran tiempos en los que la conciencia moral del país se volcó hacia el asunto del narcotráfico, cobrando la vida de nuestros más valiosos hombres sólo para que los seres más banales del primer mundo se empolvaran las narices. Creció entre muchos, incluso, la certeza de que la guerrilla sólo podía ser derrotada por los ‘paras’ y como no hubo voluntad política no pocos uniformados actuaron en colaboración con las llamadas autodefensas y, a veces, hasta participaron directamente en crímenes de lesa humanidad.
Muchos ganaderos —como lo confesó hace días el presidente de ese gremio— se acostaron un día bajo el acoso guerrillero y se levantaron al siguiente bajo la égida paramilitar; les cambiaron el látigo sin preguntarles nada. A la mayoría el cambio les pareció positivo: ya no eran víctimas tan frecuentes de secuestros y asesinatos, y la extorsión se convirtió en ‘aporte’, aunque tampoco era voluntario. En términos simples, los nuevos fusiles eran iguales a los de antes pero no eran para cambiar el status quo sino para mantenerlo y, en muchos casos, eran fusiles amigos y no francamente enemigos.
Pero los políticos colombianos todo lo corrompen. Corrompieron al narcotráfico —como decía el escritor R. H. Moreno Durán— y corrompieron al paramilitarismo, que, en principio, era uno de los brazos armados de los narcos. Y vaya uno a saber por qué —debe ser una enfermedad— muchos prefirieron la ‘gloria’ de la política y el dinero fácil de la corrupción, a ser simples delincuentes millonarios ajenos a ese circo de las campañas y los votos. Todos estos nerones de pueblo, en muchas zonas del país, reeditaron la violencia política de mediados del siglo XX con el fin supremo de apoderarse de los presupuestos (el poder) mediante alianza con los paramilitares, quienes al llegar el nuevo milenio eran amos y señores de la media Colombia que no era de las Farc.

Claro, una cosa es ser un contrarrevolucionario —lo cual implica una posición política— y otra muy distinta es ser un bandido con huestes mercenarias. Y es peor el rufián que traiciona a la democracia y al pueblo que juró servir para apropiarse de los dineros que tenían por objeto la construcción de justicia y equidad, cometiendo graves delitos. Pero, si la consabida hipocresía nacional lo permite, ¿será que estos delincuentes son peores que el resto de legisladores, los que se pelean por las oficinas, por los vehículos oficiales, los que se ausentan de las sesiones, los que ceden sus curules para que otros accedan a la pensión de ex congresista, los que inventan leyes para rasguñar el Presupuesto…? ¿Y serán peores los que se involucraron con los paramilitares que los que tienen nexos con la guerrilla? ¿Habrá quién pueda tirar la primera piedra? Hay mucha tela para cortar y el debate apenas comienza.

viernes, 17 de noviembre de 2006

Bogotá emprende

A partir del 20 de noviembre los ciudadanos de Bogotá y Cundinamarca contarán con el más ambicioso centro de emprendimiento de la región, se trata de Bogotá Emprende.
Sus servicios se basan en dos ejes: emprendimiento empresarial y negocios globales. De esta manera se busca promover la creación de más y mejores empresas y reducir el número de las que se liquidan.
Según datos de la Cámara de Comercio de Bogotá, en 2005 se crearon 64.103 empresas en Bogotá y se liquidaron 18.700.
El sector público y privado se unieron para crear este programa de ciudad, con el fin de responder a las exigencias de un mercado globalizado que demanda altos estándares de calidad en productos, incorporación de innovación y tecnología y servicios de valor agregado. Así mismo, se busca contribuir a la generación de ingresos de los ciudadanos.
La Alcaldía Mayor y la CCB analizaron las mejores prácticas mundiales sobre emprendimiento y sus diferentes modelos de prestación de servicios y de conocimiento para promover el emprendimiento y tomaron como referente a Barcelona Activa, la agencia de desarrollo local del Ayuntamiento de Barcelona (España). De allí, se adquirió la transferencia técnica y de contenidos, adaptada a la realidad y las necesidades locales para la creación de Bogotá Emprende.
Con el programa se espera contribuir con la generación de empleo, dado que en el 2005 la cifra de desempleados fue de 592.000 y 1.577.000 subempleados el año pasado.
Otro de los objetivos del centro de emprendimiento es impactar la informalidad pues en la actualidad, se calcula que existen 1.600.000 personas trabajando en la informalidad.
De igual manera se busca fortalecer los servicios para mejorar la gestión, productividad e innovación en las empresas. Así las cosas, Bogotá Emprende realizará un acompañamiento a los emprendedores en la elaboración de planes de negocio que les aseguren acceso a recursos financieros.
Así mismo, se busca aumentar la inversión extranjera de la región, que actualmente es de US$3.232 millones.
En materia de negocios globales el programa ampliará las oportunidades de negocios en los mercados nacionales e internacionales, con el fin de que las empresas de la región se consoliden y se integren a una economía globalizada, sobre todo a las puertas del TLC con los Estados Unidos y a la firma de otros tratados de integración comercial entre Colombia y otros países.
Al cierre del 2005 tan sólo 7.475 empresas exportaron sus productos, lo que representa apenas el 3.2% del total de empresas registradas en Bogotá y Cundinamarca.
Las transacciones realizadas ese año alcanzaron los US$ 3.539 millones, cifra que se debe triplicar para alcanzar la meta de US$ 10.500 millones que se planteó para el 2014 en el marco del Plan Estratégico Exportador del Consejo Regional de Competitividad.
Bogotá Emprende cuenta con herramientas que facilitan su aprendizaje como cápsulas de conocimiento, Plan de Empresa en Línea, Talleres Prácticos, Asesorías Individualizadas, Puntos de Encuentros, Jornadas de emprendimiento, Ruedas de Negocios, Misiones y Ferias.
Lo único que debe hacer el ciudadano para tener acceso a todos los servicios es inscribirse a través de la Línea de Respuesta Inmediata 01900-3318383 o en el portal www.bogotaemprende.com para registrarse y asistir a una sesión informativa “Emprende con Bogotá, donde le presentarán todos los beneficios que puede aprovechar según los servicios que escoja.

¿Quiénes pueden acceder?

• Todos aquellos que les gustaría crear empresa y no saben cómo hacerlo
• Jóvenes y estudiantes que quieran ser empresarios
• Empresarios que quieran innovar
• Para las empresas que quieren mejorar su nivel de productividad y ser más competitivas.
• Quienes quieren incorporar innovación y nuevas tecnologías
• Quienes quieren formalizar su actividad económica
• Personas que quieran aprender a competir en un entorno de trabajo en red
• Todos aquellos ciudadanos que quieren tener el conocimiento del mundo de los negocios
• Para colectivos sociales o redes empresariales que requieren un programa a la medida de sus necesidades.

Con estos servicios se espera mejorar la competitividad de Bogotá, que actualmente está en el puesto 12 del ranking internacional entre 40 ciudades de América Latina y mejorar la posición de emprendimiento, pues la ciudad ocupa el puesto 12 entre 17 ciudades de esa misma región.

martes, 14 de noviembre de 2006

La Caja de Ahorros y el Banco de Londres


Aunque no con tanta intensidad como en la década de los cincuentas, en la anterior ya se hacía sentir en la capital la necesidad de una institución bancaria, hasta el punto de que, por disposición de la Cámara Provincial, inició actividades en enero de 1846 la Caja de Ahorros de Bogotá.
El gobernador Pastor Ospina, acaso consciente de las dificultades con que podría tropezar esta iniciativa por las negras memorias de la quiebra de Landínez, tomó la prudente y acertada providencia de nombrar un consejo de administración compuesto por personalidades de tal respetabilidad que sus solos nombres atrajeran la confianza irrestricta del público bogotano. Entre los ciudadanos eminentes que formaban parte de este primer consejo administrador estaban el arzobispo Manuel José Mosquera y los señores José Manuel Restrepo, Rufino Cuervo, Lino de Pombo, Ignacio Gutiérrez Vergara, José Ignacio París y Raimundo Santamaría.
Pero no obstante la confianza que inspiraban los nombres de estas personalidades eminentes, la Caja de Ahorros tropezó desde sus comienzos con serias dificultades y únicamente en 1851 logró alcanzar $100.000 en depósitos, lo cual era muy poco si se tiene en cuenta que se trataba de la única institución financiera existente entonces en la capital.
Durante ese período, la Caja reconoció a sus ahorradores un interés promedio del 10% anual, bastante aceptable para la época. Las operaciones fundamentales de la entidad eran los préstamos con intereses entre el 1 % y el 2% mensual, el comercio de los documentos de deuda y los descuentos de letras, obligaciones y pagarés.
En 1851 la Cámara Provincial autorizó a la Caja para emitir papel moneda ajustándose a una reglamentación especial.
Fue ésta la primera vez que en Colombia se autorizó a una entidad financiera para la emisión de papel moneda. Lamentablemente, después de haber mostrado su mejor balance en julio de 1859, con 1.784 ahorradores y $217.460 en depósitos, la guerra de 1860 precipitó la quiebra de la institución.
No por mala fe, sino por falta de experiencia y conocimiento del negocio, habían ocurrido irregularidades en la administración de la Caja. Finalmente, y como consecuencia de la contienda, los ahorradores acudieron en masa a retirar sus ahorros y fue entonces cuando sobrevino el colapso definitivo.
El vacío bancario tenía que ser llenado de alguna manera. El desarrollo que había alcanzado la economía en ese momento ya era absolutamente incompatible con la ausencia total de una entidad que ejerciera funciones bancarias.
Ocurría entonces un fenómeno curioso. Eran las más acreditadas firmas de comercio de la ciudad las que llenaban ese vacío dedicándose, además de su actividad mercantil, a menesteres en cierta forma bursátiles. Se convirtieron en agentes de finca raíz urbana y rural, en captadoras de dinero a interés, en cobradoras de cartera vencida y hasta en intermediarias de reclamos y trámites ante las oficinas públicas.
En esta forma, las casas de comercio de Bogotá suplían parcialmente la ausencia de auténticas entidades bancarias pero, desde luego, no podían llenar el vacío.
En 1864 el progresista y dinámico presidente Manuel Murillo Toro, consciente como nadie del vacío bancario, entró en negociaciones con el Banco de Londres, México y Sudamérica a fin de que, mediante el otorgamiento de ciertas concesiones, estableciera una sucursal en Bogotá.
El Congreso aprobó las concesiones y el banco inició sus actividades en la capital en noviembre de 1864. Sin embargo, no logró consolidar sus operaciones debido a diversas causas. Por ser él mismo de reciente creación en Inglaterra carecía del respaldo financiero suficiente para proyectar sus operaciones hacia nuevos países; se negó a aceptar socios nacionales y, además, solicitó al Gobierno concesiones excesivas sin ofrecer equivalentes.
En esa forma fue languideciendo hasta 1870, convertido en una simple agencia que realizaba operaciones de compraventa de letras de cambio contra la casa principal en Londres.

sábado, 11 de noviembre de 2006

Sala de Audiovisuales en la BLAA

A partir del próximo 14 de noviembre los usuarios de la Biblioteca Luis Ángel Arango, tendrán una renovada y elegante sala de audiovisuales en la que podrán ver, individualmente o en grupo, algunos de los más de 6.000 títulos, entre películas y videos, disponibles.
La nueva sala, ubicada en el piso superior a la Sala de Conciertos y donada en gran parte por el gobierno de Japón, estará dotada con lo último en ayudas audiovisuales como son pantallas de proyección, monitores de plasma, ecualizadores, consolas, micrófonos, audífonos, distribuidores de audio, amplificadores, parlantes equipos de reproducción de video (VHS y DVD) y videograbadoras, entre otros.
El público bogotano contará con tres diferentes espacios destinados al disfrute de la colección audiovisual de la Biblioteca Luis Ángel Arango. En el auditorio con capacidad para 80 personas será posible asistir a eventos de apoyo. La sala de estar podrá ser utilizada de manera autodidacta por grupos pequeños quienes elegirán su propia programación para ser proyectada en un monitor de plasma; y en los cómodos sillones de esta área de esta sala, también será posible disfrutar de la lectura libremente. En los 30 cubículos con computadores personales, los usuarios consultarán materiales sobre cine clásico colombiano y universal y ciencia y tecnología. Además del material en formato casete y CD, compuesto en su mayoría de libros parlantes

jueves, 9 de noviembre de 2006

El Banco de Bogotá

El año de 1871 parte en dos la historia de la banca colombiana. Fue cuando dicha institución, después de todos los tropiezos, caídas, vicisitudes y altibajos que ya conocemos, alcanzó su auténtica mayoría de edad con la fundación del Banco de Bogotá. En ese año culminaron las gestiones previas de un grupo de dinámicos empresarios bogotanos que reunieron el capital necesario para la constitución del banco.
Para el despegue exitoso de la institución fue decisivo el apoyo oficial. En efecto, el Gobierno autorizó al banco para emitir billetes y los aceptó como dinero en pago de los impuestos y rentas nacionales; igualmente, depositó en él los fondos de la Tesorería Nacional. Mas al firmarse la escritura de constitución del banco, las acciones inscritas alcanzaban apenas la suma de $235.000.
No era todavía muy grande la confianza en la solidez y larga vida de las instituciones financieras, pero a la vez, seguía haciéndose cada vez más patente la necesidad de su existencia y sus servicios.
Ante la falta de bancos a nadie sorprendía avisos como el siguiente, aparecido en el Diario de Cundinamarca, del 12 de julio de 1870:
“DINERO. El rector del Colegio de Nuestra Señora del Rosario tiene $1. 000 del establecimiento para colocar a interés sobre la primera hipoteca de una finca de buenas condiciones, y siempre que la persona que los quiera tomar sea de buenas cualidades morales,- mientras más satisfactorias sean éstas más largo será el plazo.” Tales situaciones ya no eran compatibles con un mercado de producción y demanda en ampliación constante, donde el capital se reproducía en escala cada vez mayor, como era el caso de la economía colombiana desde las reformas de medio siglo y desde que se estaban estrechando progresivamente las relaciones comerciales con el mercado mundial.
El éxito del Banco de Bogotá fue extraordinario desde el principio y ello contribuyó de manera decisiva a captar para la institución la confianza del público. En el momento de su primer balance semestral, el 30 de junio de 1871, los accionistas sólo habían pagado la suma de $ 47.000 sobre los $ 235.000 de capital suscrito.
No obstante, el banco ya tenía en cuentas corrientes y depósitos $ 384.731, además de los fondos de la Tesorería que llegaban a $846.120. Se habían descontado obligaciones por $ 1'014.980 y emitido $ 151.000 en papel moneda de los cuales estaban en circulación $ 132.165.
Al cierre del primer ejercicio semestral, y luego de constituir las debidas reservas, el banco distribuyó un dividendo del 14% entre sus accionistas, lo cual lo convertía en una de las empresas más rentables del país.
Al culminar el primer año de operaciones el capital suscrito había subido a $ 500.000, el pagado a $ 100.000 y las acciones habían experimentado una apreciable valorización. Al cabo de su tercer año de vida circulaban $ 564.600 en billetes emitidos por el Banco de Bogotá, lo que pone en evidencia cuán ávida estaba la capital de dinero fiduciario para apoyar el ritmo de transacciones económicas que en ella se realizaban.
Era perfectamente presumible que el buen suceso del Banco de Bogotá estimulara a más empresarios para crear otra institución financiera semejante. Así nació, en abril de 1875, también en esta capital, el Banco de Colombia, cuyo éxito fue similar al de su colega.
Al mes de fundado ya tenía $ 670.000 de capital accionario suscrito y $ 65.800 de pagado; $ 320.000 en cuentas corrientes y depósitos y $ 78.055 en billetes emitidos.
En este mismo año el capital suscrito en el Banco de Bogotá ya llegaba a $ 2'500.000.
En otras palabras, se había decuplicado en cinco años y sus acciones se cotizaban con un 100% de prima.

miércoles, 8 de noviembre de 2006

Nuevo Director para la Filarmónica de Bogotá

El músico mexicano Eduardo Diazmuñoz fue designado, entre 25 participantes, como el nuevo director artístico y musical de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, cargo que desempeñará a partir de enero del 2007.
El maestro Diazmuñoz ha cosechado una prolífica trayectoria desde su debut en el Palacio de las Bellas Artes de la Ciudad de México, a los 22 años. Ha conducido a más de 80 agrupaciones orquestales, 15 de ellas como director residente en cinco países diferentes, informó hoy la Universidad Nacional Autónoma de México.
Desde agosto de 2004 se desempeña como director artístico y musical de la División de Opera y del Ensamble de Música Nueva de la Universidad de Illinois, donde el pasado mes de octubre dirigió Misa, de Leonard Berstein, una "obra teatral para cantantes, instrumentistas y bailarines", la cual involucra a 300 artistas.
Su discografía consta de 28 grabaciones para 19 casas disqueras, y es el primer director de orquesta mexicano en recibir dos Discos de Oro y uno de Platino por El Tri Sinfónico I y II.
En el 2000 celebró 25 años de actividad ininterrumpida como director de orquesta con su primera nominación al Grammy en la categoría de Mejor Álbum Clásico al frente de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM).
Para celebrar sus 30 años de trayectoria, en el 2005 realizó una serie de conciertos con las principales orquestas de los países con los que ha tenido una colaboración continua en este lapso.
Durante éstas tres décadas ha recorrido latitudes en las que se ha forjado y ganado un lugar principalmente como director de orquesta pero también como compositor, pianista, percusionista, sólido educador, promotor, organizador e incluso como ameno conferencista.
Sus principales maestros en la dirección han sido León Barzin, Leonard Bernstein y Francisco Savín con quienes participó en diferentes ocasiones de manera profesional.
Ha colaborado con grandes músicos como Joaquín Achúcarro, Cuarteto Latinoamericano, Gary Graffman, Lowell Greer, Jerry Hadley, Daniel Hope, Sharon Isbin, Natasha Korsakova, Jorge Federico Osorio, Mark Peskanov, Carlos Prieto, Edison Quintana, Jorge Risi, María Teresa Rodríguez, Pieter Wispelwey, y Eva María Zuk entre otros.
Como compositor, sus obras se han estrenado y grabado en diversas ciudades de Europa y América; ha compuesto para cine, teatro y televisión, además de impartir cátedra en la UNAM , el Conservatorio Nacional de México y la New World School of the Arts en Miami.
Director general del Programa Nacional de Orquestas y Coros Juveniles de México, Diazmuñoz ha sido distinguido por la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música de México (1978, 1987, 1997 y 2002) y recientemente recibió el galardón de Músico Internacional del Año 2003 otorgado por el International Biographical Centre con sede en Cambridge, Inglaterra.
También se ha desempeñado como director musical de la Orquesta de Baja California (OBC) con la que grabó Tango mata Danzón mata Tango -le valió su segunda nominación al Grammy. A partir de entonces, es el único director mexicano que tiene dos nominaciones a éste prestigioso premio.
Su intensa actividad se ha visto enriquecida con los conciertos que ha dirigido al frente del Ensamble de Música Nueva en los que ha incluído música de Revueltas, Strawinsky, Boulez, Aharonián, Chávez, Martirano, del propio Diazmuñz y Read-Thomas entre otros.
Con la Sinfónica de Champaign-Urbana y la Oratorio Society , los Chamber Singers y el Coro de Niños de Central Illinois obtuvo la nominación de la prensa local como Concierto del Año por su dirección de Carmina Burana, de Carl Orff.
Actualmente, trabaja en la producción de Madame Butterfly y El Espantapájaros, del compositor estadounidense Joseph Turrin además de sus actividades al frente del Ensamble de Música Nueva de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos.

martes, 7 de noviembre de 2006

El inicio de la Banca en Bogotá


Es un hecho altamente significativo dentro de la historia económica de Bogotá que ya en 1834 y en 1835, sucesivamente, los gobernadores de la provincia, Rufino Cuervo y José Mantilla, presentaran ante la Cámara Provincial exposiciones de motivos para solicitar la creación de un banco. En 1836 el mismo gobernador Mantilla volvió sobre el tema con argumentos más precisos y contundentes como aquel en que denunciaba la tasa exorbitante de interés que corría en el mercado como consecuencia de la reciente medida de liberación de la tasa de intereses, los cuales llegaban ya al 36% anual con tendencia a subir al 40%, en tanto que, según Mantilla, la agricultura, el comercio y la construcción, principalísimas actividades de los inversionistas de entonces, escasamente rentaban el 15%.
En junio de 1838 la Gaceta de la Nueva Granada informó alborozada sobre un proyecto, que luego se malogró, de crear en Bogotá un banco en asocio con una casa extranjera.
Una de las consecuencias deplorables y a la vez pintorescas de la ausencia de bancos en la ciudad era que las gentes se veían obligadas a guardar y ocultar el dinero en sus casas o negocios ingeniándose originales arbitrios para esconder sus monedas de oro y plata en lugares seguros. Cuando se presentaban guerras, revoluciones o conmociones políticas de cualquier naturaleza, la histeria colectiva subía de punto y las gentes, aterradas ante el espectro de las confiscaciones, multiplicaban los escondrijos y se esmeraban aún más en hacerlos inaccesibles a la más encarnizada pesquisa.
Cuenta en sus apuntes el francés Le Moyne la frecuente ocurrencia del caso de obreros que al derribar un muro por motivos de remodelación o demolición de casas se topaban con verdaderos tesoros en monedas.
Igualmente dio fe Le Moyne de la arraigada creencia popular según la cual lucecillas fantasmales, duendes errátiles y aun fantasmas espeluznantes rondaban patios y aposentos delatando con sus andanzas la existencia de tesoros ocultos entre los muros o bajo la tierra. Precisamente Le Moyne sorprendió una noche a un criado de su casa excavando febrilmente en procura de una valiosa guaca de cuya realidad no dudaba, ya que decía estar seguro de haber visto durante las noches anteriores unas luminarias andariegas rondando por el jardín.
Como la única moneda circulante era la de oro y plata hubo ocasión, en época de aguda escasez de metálico, en que el gobierno echó mano de ingeniosos recursos devaluacionistas para superar la deflación.
Fue el caso por ejemplo, de la coyuntura inmediatamente posterior al triunfo de la independencia, cuando por decreto de 28 de noviembre de 1820 el Vicepresidente Santander, muy alarmado por la escasez de circulante en el país, mandó admitir toda moneda de plata recortada que no hubiera perdido las tres cuartas partes de su contenido en metal; razón por la cual en muy corto tiempo no quedó en Bogotá una sola moneda que no hubiera sido recortada al menos en la mitad, pues toda moneda irregular de plata era de inmediato cercenada, doblando el valor para su feliz propietario, ya que cada mitad continuaba valiendo lo que la moneda entera.
Y esto de una manera enteramente legal. El gobierno con tal artificio logró doblar la masa monetaria que atendía las transacciones menores requeridas por el mercado interno, mientras al mismo tiempo preservó la moneda de oro de talla mayor para que los comerciantes pudieran seguir pagando las importaciones de mercancías extranjeras.
Las consecuencias las denunció un corresponsal del periódico La Indicación, del 28 de septiembre de 1822, cuando se quejó de que por el decreto de Santander, “no va quedando una sola moneda que no le hayan recortado al menos la mitad,- y creo que dentro de poco tiempo va a quedar inutilizada toda la macuquina, (moneda de plata irregular), como que ya no circula una moneda completa. ... ¿ Y quién será el necio que no haga la ganancia de un 50% en que no arriesga nada?”. La falta de papel moneda, o de bancos emisores hacían sentir así sus efectos sobre la economía del país.
Sería erróneo pensar que el aparatoso derrumbamiento en 1842 del colosal emporio financiero de Landínez -el más grande que conoció el siglo XIX colombiano- afectó solamente a sus infortunados acreedores. La más grave consecuencia de esta fatídica bancarrota fue que en la capital de Colombia, y por extensión en todo el país, imperó desde entonces una fobia virtualmente invencible contra todo tipo de instituciones bancarias, lo cual retrasó de manera funesta el avance económico de la nación en todos los campos, empezando por el de la incipiente industrialización.
La desconfianza de las gentes hacia el papel moneda alcanzó dimensiones de la más cerril intransigencia y a partir del terremoto de Landínez reforzaron su apego al puro metálico. Son incalculables los efectos negativos que, como resultado de la quiebra de Landínez, repercutieron y gravitaron sobre el desarrollo de la economía nacional en las tres décadas siguientes y en particular sobre las posibilidades de surgimiento del sector bancario.
Como efecto de las reformas de medio siglo se presentó una contradicción que llegó a asumir caracteres ciertamente críticos. Por una parte la enérgica expansión mercantil desbordaba el sistema monetario basado casi exclusivamente en monedas de oro y plata y hacía apremiante la necesidad de papel moneda para facilitar las transacciones comerciales que iban en un aumento vertiginoso. Pero por otra parte, la inestabilidad política, la poca confianza que inspiraba el Estado y el amargo recuerdo de la quiebra de Landínez eran impedimentos que retardaban esta imperiosa y a la larga inevitable innovación en el mundo comercial y financiero de cualquier nación civilizada.
Hasta tal punto se hacía sentir esta necesidad como impostergable que en 1861 el general Tomás Cipriano de Mosquera, vencedor en su insurrección contra el gobierno de Mariano Ospina Rodríguez, dispuso la emisión de $500.000 en billetes de tesorería para cubrir los gastos de la guerra, que al mismo tiempo debían servir como dinero fiduciario que empezara a aclimatar el papel moneda en el país. Sin embargo este dinero se desvalorizó y el Gobierno hubo de suspender la emisión.
Pero el general Mosquera, que fue siempre un hombre de ideas progresistas y de vanguardia, trató de repetir el intento en 1863 y en su último gobierno en 1867.
Todo en vano. Los comerciantes bogotanos sabotearon esta iniciativa pues mantenían tercamente su desconfianza hacia un dinero fiduciario cuyo único respaldo era el Estado.
No obstante eran conscientes de que el dinero metálico no bastaba y se hacía cada vez más urgente la presencia de bancos de emisión. Ya se habían presentado dos experimentos fallidos que reseñaremos a futuro: la Caja de Ahorros, que funcionó entre 1846 y 1863, y el Banco de Londres, México y Sudamérica, que tuvo entre nosotros una breve existencia entre 1864 y 1865.
Angustiosamente se requería una institución bancaria seria, sólida y bien organizada. Ella hizo su aparición finalmente en 1871, la cual mañana conoceremos con detenimiento.

jueves, 2 de noviembre de 2006

Bogotá cada vez más clásica


El espíritu clásico se toma a Bogotá y la ciudad se contagiará de la música y la danza clásica. En Parques, teatros, auditorios, museos y Bibliotecas públicas los bogotanos podremos disfrutar de los sonidos clásicos y de la poesía en movimiento, en el marco de la temporada Bogotá cada vez más clásica, organizada por el Instituto de Cultura y Turismo.

4 galas líricas, 6 presentaciones de ballet, 31 conciertos de Música de Cámara, una ópera y conciertos para niños y niñas; una antología de zarzuela en 15 auditorios, 3 bibliotecas públicas, 3 museos y 4 parques de la ciudad, harán parte de la programación de la temporada que llenará a la ciudad, del 1 al 21 de noviembre, de la mejor música y danza del mundo.
Se han dispuesto este conjunto de espectáculos gratuitos para toda la ciudadanía con la participación de más de 400 artistas nacionales e internacionales.
Invitados especiales el Ballet Camagüey de Cuba, el Ballet Ecuatoriano de Cámara y los Ensambles de Percusión de Costa Rica y el Simón Bolivar Brass Quintet de Venezuela.
La temporada Bogota cada vez más clásica, reunirá los festivales Ópera y Zarzuela al parque, el Festival Ballet al parque y el primer Festival de Música de cámara, con la presentación de 400 artistas nacionales e internacionales.
El evento busca acercar al público de la ciudad a este género de arte, ofreciendo una programación variada, asequible a toda la población.
Algunos escenarios donde se realizará la temporada son: el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, la Sala Oriol Rangel del Planetario, la Plaza Fundacional Fontibón, Parque San Cristóbal Sur y Parque El Virrey. También habrá actividades en lugares donde se programan frecuentemente este tipo de eventos como el Auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, el Teatro de Cristóbal Colón, Museo de Santa Clara, Museo Nacional, la Sala Tayrona del Centro Colombo Americano, el Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos, la Red de Bibliotecas Públicas: Tintal Tunal y Virgilio Barco, el Auditorio Sabio Caldas de la Universidad Distrital, Auditorio Principal Universidad Externado, Auditorio León de Greiff y Auditorio Olav Roots de la Universidad Nacional , entre otros.
La jornada al Parque con Opera y Zarzuela, música de cámara y Ballet al Parque será el domingo 12 de noviembre, a partir de las 2:00 p.m en el Parque El Lago o Parque de Los Novios (Calle 63 No 39-50), con la Orquesta Sinfónica de Colombia, la Orquesta Filarmónica de Bogotá, el Ballet Camagüey de Cuba, el Ballet de Cámara ecuatoriano y los solistas Ganadores del Premio IX Festival de Ópera y Zarzuela al Parque del Instituto de Cultura y Turismo y las mejores compañías y academias de Ballet de Bogotá.

IX Festival Opera y zarzuela al parque

La ópera se sale del teatro para pasar al parque, al aire libre. Este espectáculo, que integra el canto, el teatro, la música y el baile, podrá ser presenciado por los Bogotanos de manera gratuita. Grandes episodios de la ópera serán representados en la Gala momentos estelares de la ópera, cuyo director invitado será Francisco Rettig. El Coro de la gala estará dirigido por Luis Díaz Herodier y los cantantes serán los ya seleccionados en las convocatorias realizadas por el Instituto de Cultura y Turismo. También se presentará un Gala Lírica Italiana, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Colombia y cantantes seleccionados, bajo la dirección de Felipe Aguirre.
Para los niños habrá una obra especial, se trata del montaje La princesa y el porquerizo, una hermosa obra del escritor danés Hans Christian Andersen, adaptada a la ópera por el alemán Oswald Korte. El montaje será exhibido por niños de la fundación Creamúsica.
La zarzuela, que no podía quedar por fuera del festival, estará a cargo de la fundación Azury Marmorejo. Todo para que el público se familiarice con una de las manifestaciones artísticas más completas y más fascinantes que existen. Para que la ópera se salga del teatro y se traslade al parque y al corazón de los ciudadanos.

Primer Festival de Música de Cámara

La ciudad estrena el festival de música de Cámara. La música de cámara era para la habitación, para algún salón en Salzburgo o Viena en siglo XVIII. Para tocar sin público. Los cuartetos de Mozart, Haydn, por ejemplo, se hicieron para la diversión entre los músicos mismos, de puertas para adentro. Beethoven fue uno de los grandes responsables de que se empezaran a dar conciertos con audiencia. La música de cámara, que se define como aquella que se interpreta con más de un instrumento, tiene la ventaja de darle libertad de interpretación al músico y puede ser presentada sin director.
En Bogotá darán recitales las agrupaciones internacionales, Ensamble de Percusión de Costa Rica, y Simón Bolivar Brass Quintet de Venezuela. Por Bogotá se presentarán Hemiola y Arsis, que interpretan música antigua. También habrá espacio para la música contemporánea con Arara, Percusión Unicentral, el cuarteto de guitarras Atemporánea y el quinteto Andes. La música de todos lo tiempos estará a cargo de Bel Trio, Cuarteto de Trombones Slide Brass y el Cuarteto de cuerdas Santa fe, entre otros.

Festival Ballet al Parque

El Festival Ballet al Parque contará con la participación de Ballet Camagüey de Cuba y el Ballet Ecuatoriano de Cámara. El invitado nacional será Incolballet de Cali y 12 compañías y Academias de Ballet distritales, cuyas puestas en escena estarán acompañadas por música en vivo.

PROGRAMACIÓN

Miercoles 1 de Noviembre

7:30 p.m Auditorio Fabio Lozano Universidad Jorge Tadeo Lozano Carrera 4 No 22 - 61
Grupo: Quinteto los Andes – Música del Siglo XX
Entrada: $ 5.000 Público en general, $ 3.000 estudiantes

Jueves 2 de Noviembre
5:30 p.m Universidad Pedagógica Centro Cultural “Gabriel Betancourt Mejía”, Sala José Francisco Socarrás. Carrera 15 No 72 - 90
Recital de estudiantes de contrabajo de la licenciatura en música, Facultad de Artes
Entrada libre

6:00 p.m. Centro Colombo Americano Sala Tayrona Calle 19 No. 2-49
Grupo Atemporánea - Música de compositores colombianos contemporáneos
Entrada libre

7.30 p.m Planetario- Sala Oriol Rangel Carrera 7 Calle 26
Quinteto de bronces UPN - Música de todos los tiempos
Entrada $2000

7.30 p.m Auditorio Olav Roots. Conservatorio Universidad Nacional de Colombia.Av Ciudad de Quito con Calle 45.
Camerata Selecta Cuerdas.

Sábado 4 de Noviembre
3:00 p.m Museo Nacional de Colombia Carrera 7, calles 28 y 29 Auditorio Teresa Cuervo Borda
Grupo Malaquita - Para jugar contar y soñar, canciones y poemas para niños.
Entrada libre

3:00 pm Biblioteca Pública Virgilio Barco Avda. Carrera 48 # 61-50
Grupo Camerarte - música de cámara para niños
Entrada libre

Domingo 5 de Noviembre
12:00 m. Museo Santa Clara Cra 8 No 8 - 91
Grupo Arsis– Música Sefardí
Entrada libre

3:00 pm Biblioteca Pública El Tintal Avenida Ciudad de Cali No. 6C-0 9
La Princesa y el Porquerizo” - Opera para niños
Grupo Crearmúsicas
Entrada libre

Lunes 6 de Noviembre
3:00 pm Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Cra 7 No 22 - 47
Grupo danza experimental de Bogotá
Compañía ballet Tosin - Incollbalet (Cali)
Grupo Arsis . Música Sefardí
Boletas $ 2.000