martes, 9 de enero de 2007

Sucesos Historicos - Siglo XVIII -


1759. A las dos y media de la tarde de un día del mes de noviembre azotó un fuerte huracán al sector central de San Victorino, causando serios estragos a las casas situadas en el marco de la plaza.
1781. Agosto 4. En este día se colmó la plaza de San Victorino con el gentío que acudió a ver la llegada del regimiento El Fijo, que procedente de Cartagena vino a reforzar las escasas tropas acantonadas entonces en Santafé. La recepción se oficializó calurosamente con la asistencia de la Audiencia, el Cabildo, los altos funcionarios reales y las representaciones eclesiásticas. El muy engalanado regimiento, instalado transitoriamente a la entrada de la plaza, entretuvo a la concurrencia con vistosa revista militar.
1782. El 1 de febrero en la plaza Mayor pagaron con su vida los patriotas que encabezaron en el Socorro el movimiento de protesta contra los excesos tributarios a favor de la Hacienda Virreinal.
Don José María Caballero, testigo presencial, escribe: «En ese día arcabucearon a Galán y a sus tres compañeros, Molina, Alcantuz y Ortiz y sacaron a la vergüenza a 17 de los que los seguían y después los pusieron en un tablado para que vieran ejecutar la justicia. Pusieron cuatro banquillos frente a la cárcel grande, donde los arcabucearon; despues los colgaron en dos horcas que se habían puesto para este fin, pues la causa de arcabucearlos no fue sino porque el verdugo no estaba diestro, que a la sazón era un negro, pero la sentencia fue que fueran ahorcados. Después pasaron por debajo de las horcas a los 17 que estaban en el tablado. A Galán le descuartizaron la cabeza, que fue a Guaduas; un brazo al Socorro, el otro a San Gil, una pierna a Mogotes y la otra a Puente Real. La cabeza de los otros: la una quedó aquí; la otra fue al Socorro y la otra a San Gil. A los que sacaron a vergüenza después los echaron a los presidios de Africa».
1784. Nada frecuentes fueron en la época colonial, los desfiles militares, cuyas bandas, uniformes y aparato marcial tanto atraen a grandes y chicos. La verdad fue que las guarniciones acantonadas en Santafé no tuvieron la importancia que fue preciso acordarles ante los primeros conatos revolucionarios. Las crónicas mencionan como gran novedad el 20 de enero de 1784, día en que todo el pueblo de la capital presencio la entrada a la plaza Mayor del muy engalanado Regimiento de la Corona, «acompañado de música de trompas y clarinetes, que por vez primera en la ciudad se oían estos instrumentos».
Todo era sencillo y fácil en los Siglos pasados. Los santafereños y aún los Bogotános en sus primeras décadas se conformaban con muy pocas amenidades y éstas, año tras año, siempre eran las mismas. Unos y otros adecuaron su vivir a un pasar sosegado, íntimo, hogareño, La rutina diaria la irrumpía el mercado en la plaza Mayor. Esta reunión era festiva porque mercado, feria, día feriado y fiesta son sucesos afines. Todos los viernes una hueste innúmera y bulliciosa se adueñaba de la plaza desde el amanecer hasta las últimas horas de la tarde. En ese escenario policromado por los matices de las mercaderías y las vestimentas de los asistentes, y espacioso por la vastedad de su área, cada quien, con desenfado y alegría, desempeñaba su propio papel. Unos con los pregones a vivo o a media voz, otros gesticulando a su modo, los más en diálogos de regateo, algunos apegados a lo suyo o moviéndose continuamente en plan de acuciosos mercaderes. Todos se portaban a la vez, como actores y espectadores. El desorden era aparente porque las escenas tenían secuencia y satisfactorios desenlaces: las compra ventas.
Habitualmente una minoría, entre los asistentes, instalada en el atrio o en los balcones vecinos, se recreaba ante la representación conjunta de esta escena multitudinaria.
También se prestaba esta amplia sala o «cour d’honneur» para representaciones civiles, religiosas y marciales. En esas ocasiones se atestaba de espectadores. Entre las fiestas más atractivas se contaban: El vistoso desfile y suntuosas fiestas organizadas a costa del Alférez Real, en las fechas en que se proclamaba un nuevo rey. La recepción del sello real, con la firma del monarca reinante, que al estamparla confería respaldo regio a los acuerdos de la real audiencia.
Se instituyó este evento el 7 de abril de 1550, al recibir el primer sello «con toda fiesta y regocijo y también como se pudiera hacer en un pueblo muy principal de Castilla», tal fue en su fecha, la constancia de los oidores. Y del último de estos acontecimientos el 27 de marzo de 1817, dejó el cronista J.M. Caballero los siguientes datos: «Al desfile concurrieron todos los grandes a caballo en ricos jaeces, todos los procuradores, receptores, porteros, escribanos, alcaldes, regidores y numerosos acompañantes. El sello iba en una salvilla de plata encima de un caballo provisto de riquisimo jaez; dos oidores a pie conducían el caballo por las riendas que eran de seda, plata y oro», El cortejo se detuvo en la Real Audiencia, una de cuyas salas estaba asignada a este representante de la autoridad real.
Comitivas igualmente espléndidas se organizaban a la llegada de virreyes, arzobispos o personajes prestantes, algunas con gran aparato y agasajos diversos en los que participaban, en su turno, todas las clases sociales de la apacible Santafé.

Las fechas del Corpus y de Semana Santa se celebraban en el ámbito de calles y plazas con gran solemnidad y nutrida concurrencia, por que nada fue más atractivo a la feligresia santafereña que la teatralidad de las procesiones. Estas pompas aflojaban su rigidez en los días consagrados a San Juan, San Pedro y San Eloy, fiestas éstas más profanas y populares que religiosas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor editor:

por cuestiones geograficas, en colombia y menos en el interior del pais, se puede originar un huracan, se le denomina huracan al fenomeno que se da en el MAR cuando una corriente calida que viene de este se choca con una corriente fria que viene del continente, asi que es importante que corrija ese termino al comienzo de su pagina

lorien.vainberg@yahoo.fr

Anónimo dijo...

muy bueno!!!!!