sábado, 17 de febrero de 2007

El Advenimiento del Gran Civilizador


Bochica, llamado también Nemterequeteba (maestro de tejedores), fue identificado por las tradiciones chibchas con el mismo Zúhe (el Sol).
Hizo, pues, su aparición por el Oriente, mostrando una catadura ciertamente luminosa. Andaba apoyándose en un bordón y lucía una brillante barba nívea que le llegaba hasta el cíngulo con que se sujetaba su túnica de algodón.
Fue recibido con profundas muestras de respeto, el cual se fue trocando en auténtica veneración a medida que el sabio y bondadoso emisario de Chiminigagua les fue enseñando el arte de hilar, tejer, coser y estampar sus indumentarias, así fundo las bases de la ética, la justicia, la religión y las norias esenciales de la organización social.
Y una vez que buen Nemterequeteba juzgó que su doctrina ya había irrigado todas las capas de su pueblo, en la misma forma silenciosa en que había llegado, se ausentó sin que nadie lo advirtiera, dejando en las gentes una honda congoja por su desaparición, y la huella de sus enseñanzas fundamentales.

No hay comentarios.: