lunes, 6 de julio de 2009

El Protomedicato

Finalizando el siglo XV, los Reyes Católicos establecieron en España el Protomedicato, alto tribunal médico cuya atribución fundamental era la vigilancia sobre el ejercicio de la medicina, y su desvío por caminos poco ortodoxos.
En consecuencia, uno de los objetivos fundamentales del tribunal protomédico era la erradicación de toda clase de curanderos, ensalmos, conjuros y brujerías que, naturalmente, iban en grave detrimento de la salud de la población.
El tribunal se componía de protomédicos y los llamados alcaldes examinadores que tenían facultad para examinar y aprobar o rechazar licencias para “físicos, cirujanos, ensalmadores, boticarios, especieros y herbolarios”.
Igualmente se les confirió autoridad para intervenir y fallar en pleitos civiles y penales en los que estuvieran implicadas todas las personas que desempeñaran actividades relacionadas con la medicina.
A partir de 1523 estos oficios relacionados con la salud fueron restringidos y el tribunal protomédico se limitó a examinar y autorizar o rechazar a físicos, cirujanos, boticarios y barberos. También empezó el tribunal entonces a ejercer vigilancia sobre universidades como Salamanca y Valladolid que, según se sabía, estaban expidiendo licencias con demasiada largueza.

1 comentario:

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Qué bueno volverlo a leer. La magia el RSS que no olvida y cuando hay actualización avisa