domingo, 4 de marzo de 2012

Llegó a Bogotá el Emperador Napoleón Bonaparte


Llegó por primera vez a Colombia el General, Emperador de Francia y Rey de Italia Napoleón Bonaparte en la Exposición El Emperador Napoleón con la que se pretende reconstruir su vida, sus conquistas militares y mostrar aspectos menos conocidos de este personaje excepcional.

Con más de 300 objetos y obras dignas de figurar en los más grandes museos, provenientes de una colección privada parisina considerada una de las más bellas que existe en el mundo, se invita a realizar un recorrido inédito a través de las obras maestras más excepcionales creadas bajo el Imperio, y con una interesante agenda de conferencias, seminarios y videos para todas las edades.

Al asistir a la exposición podrá penetrar en la intimidad del gran hombre, gracias a sus recuerdos personales y a numerosos presentes, esculturas, pinturas y dibujos de Antonio Canova, Gérard, Prud'hon, Gros, David o Percier y Fontaine y un conjunto extraordinario de porcelanas de Sévres, entre otros.

Además podrá conocer la vajilla y cubiertos vermeil (revestidos en oro) que pertenecieron al Emperador y a su familia, joyas excepcionales de la familia imperial, admirables muebles, magníficos libros encuadernados con las armas, algunos autógrafos, trajes entre los que se podrá observar un sombrero del Emperador y espléndidos tejidos encargados a las manufacturas lionesas para los palacios imperiales.

El Emperador Napoleón llega a Colombia gracias al trabajo de la Fundación QDK, líder en gestión y producción de exposiciones y eventos culturales de primer nivel, al apoyo del Grupo LOWE y al patrocinio de entidades públicas y privadas como el Ministerio de Cultura, la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, Davivienda, Seguros Bolívar, Caracol Radio, Caracol TV, Nestlé, Aviatur y Carrefour. 

Exposición El Emperador Napoleón

22 de febrero al 11 de mayo
Claustro de la Enseñanza, Calle 72 # 7-51

Horario de atención:Domingo: 10:00 a.m. a 6:00 p.m.
Lunes, Martes y Miércoles: 8:30 a.m. a 6:30 p.m.
Jueves, Viernes y Sábados: 8:30 a.m. a 9:00 p.m.


Boletería:  Lunes a Viernes :$20.000
Fin de semana y festivos: $25.000
Estudiantes: $15.000
Reservas paras Colegios en el Teléfono: 3211723.

jueves, 23 de febrero de 2012

NO A LAS MENTIRAS


La Corte Nacional de Justicia de Ecuador, en sentencia que resolvió la demanda interpuesta por el presidente Rafael Correa, confirmó la condena al pago de cuarenta millones de dólares contra el periódico El Universo, de Guayaquil, sus directivos Carlos, César y Nicolás Pérez y el periodista Emilio Palacio, y la condena a tres años de prisión contra los citados señores por las opiniones contenidas en la columna publicada en el periódico El Universo el 6 de febrero de 2011.

Los periódicos afiliados a la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos -Andiarios- publican la columna de opinión 'NO a las mentiras', en Bitacoras de Bogota nos unimos a esta protesta.

'NO a las mentiras'

Por Emilio Palacio

"Esta semana, por segunda ocasión, la Dictadura informó a través de uno de sus voceros que el Dictador está considerando la posibilidad de perdonar a los criminales que se levantaron el 30 de septiembre, por lo que estudia un indulto.

No sé si la propuesta me incluya (según las cadenas dictatoriales, fui uno de los instigadores del golpe); pero de ser así, lo rechazo.

Comprendo que el Dictador (devoto cristiano, hombre de paz) no pierda oportunidad para perdonar a los criminales. Indultó a las mulas del narcotráfico, se compadeció de los asesinos presos en la Penitenciaría del Litoral, les solicitó a los ciudadanos que se dejen robar para que no haya víctimas, cultivó una gran amistad con los invasores de tierras y los convirtió en legisladores, hasta que lo traicionaron. Pero el Ecuador es un Estado laico donde no se permite usar la fe como fundamento jurídico para eximir a los criminales de que paguen sus deudas. Si cometí algún delito, exijo que me lo prueben; de lo contrario, no espero ningún perdón judicial sino las debidas disculpas.

Lo que ocurre en realidad es que el Dictador por fin comprendió (o sus abogados se lo hicieron comprender) que no tiene cómo demostrar el supuesto crimen del 30 de septiembre, ya que todo fue producto de un guión improvisado, en medio del corre-corre, para ocultar la irresponsabilidad del Dictador de irse a meter en un cuartel sublevado, a abrirse la camisa y gritar que lo maten, como todo un luchador de cachacascán que se esfuerza en su show en una carpa de circo de un pueblito olvidado.

A esta altura, todas las 'pruebas' para acusar a los 'golpistas' se han deshilvanado:

El Dictador reconoce que la pésima idea de ir al Regimiento Quito e ingresar a la fuerza fue suya. Pero entonces nadie pudo prepararse para asesinarlo ya que nadie lo esperaba.

El Dictador jura que el exdirector del Hospital de la Policía cerró las puertas para impedir su ingreso. Pero entonces tampoco allí hubo ningún complot porque ni siquiera deseaban verle la cara.

Las balas que asesinaron a los policías desaparecieron, pero no en las oficinas de Fidel Araújo sino en un recinto resguardado por fuerzas leales a la Dictadura.

Para mostrar que el 30 de septiembre no usaba un chaleco blindado, Araújo se colocó uno delante de sus jueces y luego se puso la misma camiseta que llevaba ese día. Sus acusadores tuvieron que sonrojarse ante la palpable demostración de que los chalecos blindados simplemente no se pueden ocultar.

Podría seguir pero el espacio no me lo permite. Sin embargo, ya que el Dictador entendió que debe retroceder con su cuento de fantasmas, le ofrezco una salida: no es el indulto lo que debe tramitar sino la amnistía en la Asamblea Nacional.

La amnistía no es perdón, es olvido jurídico. Implicaría, si se la resuelve, que la sociedad llegó a la conclusión de que el 30 de septiembre se cometieron demasiadas estupideces, de parte y parte, y que sería injusto condenar a unos y premiar a otros.

¿Por qué el Dictador sí pudo proponer la amnistía para los 'pelucones' Gustavo Noboa y Alberto Dahik, pero en cambio quiere indultar a los 'cholos' policías?

El Dictador debería recordar, por último, y esto es muy importante, que con el indulto, en el futuro, un nuevo presidente, quizás enemigo suyo, podría llevarlo ante una corte penal por haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente.

Los crímenes de lesa humanidad, que no lo olvide, no prescriben."

Domingo 6 de febrero del 2011